Monday, September 11, 2006

Un baile con Al Pacino

La puedo invitar a bailar, le dijo aquél hombre. Ella respondió: tengo miedo a cometer un error.
El hombre sonrió mirando al vacío, en la dirección desde la que llegaba la voz de la muchacha y aseveró: no tenga miedo, el tango es diferente a la vida. Si se tropieza o comete un error, lo corrige y puede seguir bailando.

Intentar hacer literatura es como aprender a bailar tango. Y sucede que, temblorosa, salgo a la pista de manos de ese hombre ciego.

2 comments:

Gabriel Rodríguez R. said...

"Perfume de mujer". Entrañable Película. La escena que describes es de lo mas emotiva. Aunque tambien me quedo con la escena en la que maneja el Ferrari. Un gran saludo.
Gabriel R.

Vanessa Soldevilla said...

Me alegro que también le gustará la película Gabriel, veo que la vió tanto como yo :D
Quedé impactada con varias escenas, aparte de aquella que menciono. Lindo blog el suyo.
Saludos y bienvenido

Vanessa