Thursday, August 17, 2006

Sobre el insomnio y una entrevista al poeta Lorenzo Helguero

He tenido una semana un tanto extraña. Varios días de insomnio que me mantenían hasta altas horas de la mañana despierta mientras veía clarear el cielo desde mi ventana. Esos días aún continúan y espero terminen pronto. Después de una reunión súper extraña la semana pasada, una que me ha dado mucho que pensar sobre las personas, las palabras, la comunicación y sus límites, o de las limitaciones de éstas al intentar comunicarse en cierto contexto y fracasan, he seguido cavilando un poco. Creo que si sigo la idea de un reciente interlocutor curioso: "Nada, sólo yo me entiendo, conque para que escribir nada y para qué hablarte si nunca me vas a comprender", terminaría por no escribir nada nunca y quedándome bien callada, con ese peculiar silencio al que no puedo escapar tantas veces. Pero soy sumamente terca y creo que "algo" de entre todos los malentendidos a través de los cuáles (y a pesar de los cuales) nos comunicamos queda, por eso me animo a escribir mientras trato de comprender algunas cosas que me pasan. Mientras me siento, también, un tanto culpable de las incompresiones, de la imposibilidad de ayudar a comunicarse a mi interlocutor, o tal vez, la de no poder comunicarme yo efectivamente. Quién sabe ambos tengamos la culpa.
En fin, con todo, yo creo que la comunicación es posible. Veo que la metáfora del "gran muro" con que a veces ilustramos a la incomunicación verbal y no verbal es más que general en muchas situaciones. Tan común, que hasta un muchacho que cree no saber nada de metáforas puede utilizarlas para tratar de ilustrarme una situación como esa. Situaciones que causan diálogos como:
-Pero dime a qué quieres referirte que no te comprendo
-¡No es nada, sólo veo que hay un gran muro entre nosotros!
Y claro está, diálogos como ese me pasan y no me queda mas que quedarme mirando perpleja a mi interlocutor mientras el asunto conversacional termina por provocarme un terrible sabor a frustración mientras regreso a casa. ¡Vaya!, my Wonder diría: "las cosas que te pasan Vane". Y yo respondería, sí, es cierto, ¡las que me pasan!
Pero a lo que iba es que había tenido días de insomnio. Los motivos no los sé con claridad, o no puedo explicármelos con exactitud. Hace varios años atrás solía disfrutar de una calidad de sueño normal, placentero; pero en los años recientes he pasado de los días de somnolencia y los de insomnolencia con una rápidez que no me queda más que hacer caso a mi madre y tomar matecito de manzanilla para dormir con tranquilidad, y a las horas debidas, claro está. Bueno, pero los días de insomnio como los que he tenido son productivos, pueden serlo si una sabe aprovecharlos. Si no miren Uds. que uno de estos pasados días me encontré con mi amigo Juanjo y me enteré que hasta hay escritores que saben aprovechar muy bien ese tiempo. Habló de Lorenzo Helguero, un poeta que publicó hace unas semanas su sexto poemario titulado justamente así: Insomnio. Coincidencias temáticas ¿eh?
Entre una pequeña charla y otra que de alguna manera me alegraron la noche y me dieron para sonreír durante la mañana, Juanjo me pasó una entrevista vía msn que le hizo a su amigo el poeta. Él dice que la entrevista esta hecha para ser él mismo su único público lector, yo me sonreí mientras lo leía. No creo que deba ser así. Le pedí permiso para colocar su entrevista por aquí. Él me dijo que ya, normal, pero que no me olvide de citar los créditos que son suyos. A mí me parece súper decir que la entrevista la realizó mi querido amigo Juan José Becerra (con que allí está Juanjo, la colgé tal cual, aunque nunca pude subir la imagen de tu archivo :S). Ojalá les guste leerla.



************************************************
1, 2, 3, 4…!! Plastic Toy for You
Año I Número 2
Lima, Julio del 2006
Dirección, corrección, edición... y el único que lo lee: Juanjo


**************************************
"Las burbujitas eran para sopapearlas"

PTfY: Lorenzo, ¿qué tanta importancia le das a la música en tu vida?LH: En verdad es bien difícil que me ponga a escuchar un disco. No tengo tiempo para hacerlo. A veces pongo música para que el ambiente no esté tan callado. Si me quiero relajar prefiero ver una película. En verdad lo último que conozco de música es Coldplay, los vi en vivo en Washington hace poco. También me gusta la música en español de los 80’s, sé las letras, me gusta cantarlas. ¡Me gusta cantar! Me gustan Los Prisioneros, Charly García. Si compro un disco es un casi siempre un disco antiguo. Lo último que me he comprado es Cómplices. Osea no he evolucio-nado mucho, me he quedado con los dinosaurios.

PTfY: ¿Te gustan grupos peruanos (ojalá que no digas los Nosequién)? LH: Lo de Mar de Copas, a veces los escucho. Líbido me parece bueno. Pero en verdad no he escuchado mucho rock peruano.

PTfY: ¿Podrías asociar canciones con escenas de tu vida? LH: No sé. Tal vez alguna canción de Silvio Rodríguez con una mujer, eso sí. O más bien puedo asociarla con etapas de mi vida. Cuando estaba en el colegio escuchaba Hombres G, El Tri. Me trae recuerdos. Y ahora no siento mucho esa necesidad de buscar nueva música. Pero lo que sí me parece importante de la música es en lo que yo escribo, buscando cierta musicalidad en la poesía. La musicalidad en un poema es importante. Uno siempre busca ese ritmo o armonía dentro del poema.

PTfY: ¿Cuando eras niño te gustaba escuchar la música de Yola, de Parchís?LH: A Yola no la soportaba. Odiaba ese programa desde niño. Algunas can-ciones las recuerdo y a veces las canto pero burlándome de eso. En verdad eso no me trae buenos recuerdos. Las burbujitas eran para sopapearlas.

PTfY: ¿Qué te parece el proyecto de Watanabe y Rafo Ráez? Donde el poeta escribe letras para canciones, o el compositor toma poemas para musicalizarlos.LH: No lo he escuchado... En verdad esos proyectos no me parecen nada malos. Hay gente que no le gustaba que Serrat musicalizara los poemas de Machado, pero a mí me parece completamente válido. Es la manera en cómo la poesía puede llegar a otro público.

PTfY: ¿Crees que la palabra gana emoción con la música? LH: Sí, de hecho que sí. La música es un apoyo siempre. Incluso una letra mala te puede llegar a gustar si hay una música persuasiva.

PTfY: ¿Alguna canción te ha emocionado fuertemente? ¿Algún disco?LH: Claro, por ejemplo la canción de Silvio Rodríguez, Oh Melancolía, es super triste. Definitivamente si uno está mal, entonces con esa canción te llegas a emocionar. Te sientes solo, melancólico. O la música de la película Cinema Paradiso. Me acuerdo que en una época ponía la música y me sentía pésimo. Es una de las películas que más me gusta. La música me hacía recordar escenas de la película, de la emoción que me producía la película. Siempre escucho Mecano, me encanta. Y algo que me parece absolutamente genial es The Wall de Pink Floyd, y siempre vuelvo. Y también a la película. Para mí es lo máximo. La música y las letras son geniales, depresivas. Definitivamente te golpea. El The Dark Side of the Moon también me gusta. Ahí está la canción Time que es alucinante. PF tiene otra canción Shine on You Crazy Diamond que tiene una introducción instrumental como de 5 minutos y es alucinante. Te emociona ese instrumental... Lamentablemente un día se metieron a mi casa y se robaron todos mis discos de ellos, fue todo un drama.

Los dos chanchitos (de El amor en los tiempos del cole)

tal vez, hermosa, el error fue

haber construido nuestros días

sólo con la húmeda y frágil

madera de los sueños.


PTfY: ¿Tocas algun instrumento?LH: De niño quería ser violinista. Empecé a tocar flauta dulce, para saber cómo leer las notas y luego entrar al violín. Ahí me dijeron te lo compro pero si en verdad quieres tocar. Entonces en vista de tal presión dije que no. Y así se frustró mi carrera de violinista. No quería tener esa responsabilidad. Luego traté de aprender a tocar piano, pero no pude por la posición de las notas en clave de Fa. Estando en la universidad quise aprender a tocar guitarra. Pero me frustré cuando llegué al puente, sonaba horrible. Una vez hice una canción con las cuatro notas que sabía, todo un mamarracho. Aunque sí me hubiese gustado escribir letras y hacer la música.

PTfY: ¿Alguien te ha escuchado?
LH:
¡No!

TfY: ¿Qué otra música te gusta?
LH: Me gusta los valses criollos. Canto valses

PTfY: ¿Otro karaoke en especial?
LH: Alguna de Montaner, Franco de Vita

PTfY: ¿Te gusta la radio?LH: No, no la escucho para nada. No me gusta que elijan por mí, no me gusta la idea de elegirle una canción al resto.

Lorenzo abandonará Lima en unos días pero nos obsequia un nuevo libro: Insomnio, que se suma a otro títulos como El amor en los tiempos del cole (2000) o Boletos (1993).

The end

****************************************

(Post-pospuesto el 14 de agosto del 2004)

1 comment:

Juanjo said...

sería bacán si cuelgas los scans de los fanzines que te he mandado. porque yo he intentado crear un blog pero nunca aparece lo que yo he querido postear.

bye.